miércoles, enero 24, 2007

Olivia Berenice

Si bien el cumple de mi hija fue el 10 de diciembre, por distintos motivos le hicimos su fiesta “grande” el pasado sábado 20 de enero.

Por la ocasión, escribí un mensaje para Oli, mismo que en una versión más cortita que la original, publico aquí enseguida.

_____




¿Qué te digo que no te haya dicho antes?

Hoy, hija, celebramos tus primeros quince años.

Han pasado muchas cosas desde que naciste, desde tu primera sonrisa y tu primer raspón, desde tus primeras palabras y pasitos tambaleantes, hasta las horas en que platicas más cosas de las que imagino, con tus amigos en internet y tus ganas de cantar cuando estás contenta.

Recuerdo tus llantos a media noche, cuando eras bebé y también tus llantos de ahora cuando no te salen las cosas como pensabas. Tus risas de niña y tu carita de joven preocupada por alguna materia o por una amiga con problemas.

Pero hay cosas más importantes aún que mis, nuestros recuerdos.

Por ejemplo que empiezas a darte cuenta de que la vida es toda un ciclo, que lo que vives ahora, con sus pequeñas y grandes diferencias, es algo que hemos vivido todos los que nos decimos adultos y que seguramente, en un mundo que será difícil reconocer, vivirán tus hijos cuando los tengas, si decides tenerlos.

Que ese círculo comienza en tu familia. Tu mamá, tú y yo. Es un círculo pequeño, no gran cosa en tamaño, pero grandioso en sus alcances, en lo que hemos logrado juntos.

En tu familia comienza la vida. No hay más. Aquí, entre nosotros tres hemos aprendido, a veces rápido y a veces a trompicones lo importante que es sentirse protector y protegido, lo fantástico que es tener un lugar al qué regresar, un lugar que es más que nuestra casa. Un lugar que somos nosotros tres. La vida es un círculo que empieza en tu familia

Con toda la gente que nos quiere bien alrededor. Tus abuelos y abuelas, tus tíos y tías, tus primos y primas. Tu familia grande. Ésta que nos acompaña hoy y también los que no están aquí.

Todos a los que les eres importante, a los que les interesa saber de ti, de tu progreso, de tus ganas de vivir la vida, de tus penas y de tus alegrías.

Están aquí, con nosotros, contigo y están para decirte, otra vez, que es bueno que existas. La familia grande, los que nos han visto recién despiertos, enfermos, tristes o enojados. Los que nos dan la oportunidad de reír cada que nos vemos, aunque nos veamos poco. Los que comparten un poquito de tu sangre o de tu espíritu. De tus saberes y de tus sinsabores. La vida es un círculo. Tu familia grande.




El círculo sigue y aumenta con uno de los más preciados regalos que podemos recibir: la amistad. Tus amigos de hoy y de antes están aquí, y todos sabemos que no están todos por las condiciones materiales, no por falta de ganas. Ni de ellos ni nuestras. Teníamos ganas de verlos a todos, pero los que están representan a todas las personas que alguna vez, incluso quizá por accidente, nos han dado una sonrisa, un minuto, un pensamiento, una lágrima, un beso y un abrazo. O mucho más de cada una de estas cosas. Algunos de los que están, mucho más.

Ellos, ustedes, amigos nuestros, amigos tuyos, están aquí para decirte que ha sido maravilloso conocerte (lo mismo decimos tu mamá y yo), para decirte que eres alguien que no pasa desapercibida e indiferente en sus vidas.

No importa si ha sido mucho tiempo o poco, sino que han tomado la decisión de conocerte, de quererte y de compartir contigo cuanta oportunidad se presente de ser un poquito más felices que si no estuvieras.

(…)

Sin embargo hija, la persona más importante de tu vida siempre serás tú. Si tú no quieres, ni familia ni amigos podremos hacer lo que podemos, queremos hacer por ti.

La persona que decide tu vida y que tiene lo necesario a la mano, eres tú.

Sé que a veces piensas que lo único que tienes son problemas, que no te alcanzarán las fuerzas para lograr lo que quieres, que quizá ni tu mamá ni yo comprendemos tu mundo y tus necesidades, que tus amigos o tus primos o tus tíos o abuelos no siempre están dispuestos a escucharte y que a tu familia no le importa mucho lo que te pase.

Supongo que sabes que a veces no podemos hacer lo que necesitas, por la más sencilla de las razones: somos simplemente humanos. Supongo que sabes que a veces los débiles somos nosotros, los que tenemos más problemas de los que podemos afrontar somos nosotros, que a veces no es por falta de ganas que no podemos o no sabemos ayudarte, sino simplemente que nuestras luces no dan para más, supongo que sabes que a pesar de nuestros mejores esfuerzos por entender tu mundo, en ocasiones nuestro conocimiento de la vida es limitado y pobre. Es así hija querida y en esos casos lo único que nos queda es seguir aprendiendo.




Pero lo mejor de todo es que el círculo de la vida eres tú misma, que tienes a tu alcance las herramientas indispensables para hacer de tu vida el proyecto que estás construyendo.

Tienes inteligencia y amor, voluntad e ilusión, proyecto en construcción y pasión. Sé hija que tienes eso porque te conozco desde antes de que nacieras y he visto como la vida te ha rodeado, te ha fortalecido, te ha protegido, te ha hecho lo que hoy eres.

Eres tú la persona más importante en tu vida, para bien y para mal. Aprende esto y guíate de nuestra mano (…).

Eres la persona más importante de tu vida. Has de ti lo que creas mejor, con nuestra ayuda y sin ella. Siempre estaremos ahí.

Porque somos tu familia y tú eres parte de ella.

Como te digo desde hace al menos 15 años: no necesitas hacer nada más para que te amemos como lo hacemos.

Te amamos así porque eres nuestra hija. Nada más, pero nada menos.

Gracias Oli, por existir.

10 comentarios:

sirako dijo...

caray, que buen discurso, y que bonito.

creo que ya había dejado felicidades por acá para ella, pero si ustedes lo hicieron 2 veces yo también, jeje, felicidades; a todos ustedes, porque se palapa una familia muy hermosa. que lo orgullosos que se sienten el uno por el otro sea mutuo siempre y en crecendo.

por cierto tienes una hija muy guapa, pero eso seguro que no es necesario decirlo.

saludos!

chachairu dijo...

Pues si bien yo sé poco del sentimiento de un padre a su hija, no me es ajena esa idea de la familia que esa noche recitaste ante la concurrencia y los ojillos cristalinos de tu hija, o bueno así lo imaginé, en verdad me sentí en la mesa del rincón escuchándote los sentimientos por la bocinas, pero bueno volviendo un poco a lo real, que bonito ha de sentirse tu hija, tu mujer, quienes te rodean, y tu mismo. No es por nada pero me da la impresión que desde hace mucho eres buen hombre
¿que pues más te puede decir este que apenas ahí va aprendiendo de estos circos?
pero tampoco me quería quedar como el lector mudo, así pues, un abrazo y que te vaya bonito…y por supuesto que me puedes llamar Iru.
y me uno a Sikaro en la necesidad de no tenerlo que decir que es guapa la festejada.

Trini dijo...

Tu hija debe de estar orgullosa de este homenaje que le has hecho, aunque más lo estará de tenerte como padre. Muy bella Olivia. Felicidades a ambos.

Un abrazo, gracia spor tu visita y tus palabras

paulina dijo...

¡Aaaaahh¡ sniff, sniff...

:)

Oyeeeee, ¿hoy es tu cumpleañoooos?

Hoy es 27...

Blas Torillo dijo...

Sirako e Ira. Gracias por lo que dicen y nomás 'tense calmados con m'ija... ¿eh?... jajaja. Cierto. Está guapetona la muchacha.

Trini. Gracias. Se hace lo que se puede, aunque a veces se puede poco. Un abrazo de regreso.

Pau... Jajaja... no llores... si quieres también te echo un rollo diecisietañero (¿estoy bien o ya son 18?)...

Y ¡Siiiii! Hoy es mi cumple... 47 apenas...

A penas, quiero decir.

Jaja... Gracias por venir. Un beso.

sirako dijo...

Feliz cumpleaños mi buen Blas.

no soy bueno como t´para los discursos, pero te deseo lo mejor de todo corazón, desde esta noche invernal hasta siempre. saludotes.

Sam dijo...

Felicidades Oli!!!!..por tus 15 primaveras y por tener un padre que te ama tanto!!

Blas Torillo dijo...

Sirako. Gracias por la felicitación. Y desde luego que no serás bueno con los discursos, porque en realidad eres el maestro de la síntesis. Me gusta mucho con con unos cuantos trazos, dibujas y escribes todo un tratado sobre la condición humana.

Sam. Gracias también de parte de Oli. A ella no le gusta mucho esto de mis blogs, pero acaba de abrir una página en myspace. No ha terminado de diseñarla, así que no me ha querido dar la dirección. Habrá que ver que hace ahí.

Abrazo y beso, respectivamente.

Cyrana dijo...

INCREIBLE, leer que hay padres que expresan un AMOR PROFUNDO y CUIDADOSO AMOR por su hija, es muy noble.
Ya te lo escribí una vez, lo escribo otra, se lee como un HONORABLE PADRE, espero seas correspondido con una honorable hija.
ALEGRÍA y CHISPAS para Olivia en esta época de la vida.
Mis respetos para ambos,
Mabel

Blas Torillo dijo...

Hola Mabel...

Gracias. Realmente muchas gracias por lo que dices. Espero no fallarle a mi hija, mi esposa ni a mis amigos...

Besos