domingo, agosto 12, 2007

Nosotros.


La foto de Nosotros
Nos la tomó un amigo, pero es mía.
En cada uno de mis blogs hay un comentario
distinto sobre el accidente, al final de la entrada


Ayer sábado 11 de agosto a las 13:30 horas, un estúpido irresponsable atropelló con su auto a Oli, mi esposa. Ella está toda golpeada y con muchos raspones, le duelen muchas partes del cuerpo, pero en lo que cabe, está bien, aunque deberán hacerle más estudios todavía.

A mí, este joven criminal de 23 años, me produjo algunos golpes y raspones menores, pero la peor librada fue una joven de unos 14 años, aproximadamente la edad de mi hija, a quien proyectó a unos 15 metros de distancia y que en un principio pensamos que iba a morir. No fue así, pero sigue grave.

El sujeto iba “conduciendo” su auto compacto a 120 kilómetros por hora, en una avenida urbana, en tercer grado de alcoholismo (de tres grados en total), y cuando salimos del ministerio público, a las 20:30, todavía seguía bajo los efectos de su tremenda borrachera.

Su madre me pidió perdón muchas veces durante toda la tarde y hubo alguien que me dijo que el sujeto era un hijo de la chingada. No. El irresponsable en el accidente, al conducir en ese estado, es sin embargo responsable completo y absoluto de la concreción del accidente. No. Su madre no tuvo nada que ver.

Si al final de cuentas el sujeto sale libre, bajo fianza o como inocente, comprobaré una vez más que las leyes no se cumplen más que para unos cuantos. Si al final queda en la cárcel el tiempo que determine un juez, tampoco quedaré conforme.

Ayer en la noche, entre que no podía dormir y las necesidades que fue teniendo Oli, pensé mucho en si debería escribir esto o no.

Lo hago, porque de nada sirve que yo siga diciendo para mí que el alcohol mata (no sólo a quien lo bebe, sino a quienes pueden cruzarse en su camino), sino para decirlo a todos.

Ayer, nuevamente, como les cuento en la penúltima entrada de Record-ando, tuve que pensar en todas las cosas que se piensan cuando la muerte nos hace saber que está ahí, esperando nomás.

Ayer, decidí que no pararé de decir a los cuatro vientos dos cosas: Amo a mis Olis y El alcohol mata.

Las amo tanto que no me cabe en el corazón ni en el espíritu la posibilidad de saber vivir si cualquiera de las dos se va.
Las amo tanto que deberé saber ser mejor padre y mejor esposo cada vez, para no tener que arrepentirme de no haber pensado, dicho, hecho todo lo que este amor me dicta.
Las amo tanto que ayer tuve que reaprenderlo.

Blas Torillo.

11 comentarios:

Cristina Fornés dijo...

¡Ay, Blas! Y yo que venía toda contenta a contestarte que es "vidala"... (Queda para otro momento).
"EL ALCOHOL MATA", si mi amigo. Y para cuando un beberdor termina muriendo por su adicción, sabe Dios a cuántos ha dejado en el camino, como resultado de su descontrol y falso sentido de la libertad.
Desde ya descuenta que con Guille estaremos orando por todos ustedes, especialmente por la total recuperación de Oli y de la niña.
Pídele a Dios que te de serenidad y el control sobre tus emociones.
El amor que tienes por tu familia, en estos momentos, hará su obra completa si puedes mantener la calma, no sólo en la voz y en los gestos, sino también en el corazón.
Un fuerte abrazo y todo mi amor y solidaridad con ustedes.

Cristina Fornés dijo...

Blas, en solidaridad con tu flia. he puesto esta entrada como enlaces de mis blogs Flores y desde el Pesebre. Con cariño.

Blas Torillo dijo...

¡Gracias Cristi y Memo!

Gracias por la solidaridad, gracias por las oraciones y gracias por el link.

Muchos besos. Abrazos para Memo, también muchos.

PS. Oli está mejor. Los moretones están ahí, los dolores también, pero hay también mejor ánimo, de vez en cuando una sonrisa y alguna broma tonta que nos hace reír. Seguimos.

Marcela dijo...

Hay veces en las cuales ante la mínima posibilidad de peligro, valoramos aún más a quienes están a nuestro lado. A quienes amamos. Qué seres son los que valen la pena en esta vida y que nos llenan el corazón de alegría a diario.
Lamento lo sucedido. Esperemos poder tener noticias de una pronta recuperación de todos.
Cariños, yo.

Marcela dijo...

Hay veces en las cuales ante la mínima posibilidad de peligro, valoramos aún más a quienes están a nuestro lado. A quienes amamos. Qué seres son los que valen la pena en esta vida y que nos llenan el corazón de alegría a diario.
Lamento lo sucedido. Esperemos poder tener noticias de una pronta recuperación de todos.
Cariños, yo.

Marcela dijo...

Perdón, pero parece que hablé por duplicado Blas!

hiskka dijo...

Espero que el proximo post sea para contar lo bien que ha evolucionado Oli, y que al menos se haya hecho un poquito de justicia...aunque por lo que me doy cuenta parece que en todos lados la justicia es para algunos...
Harta fe y que todo se solucione.
Hiskka

Salvatore dijo...

Estimado Blas:

Pues por una parte que horrible que por culpa de un chico alcoholizado tenga uno que pagar los platos rotos. Por más que se hacen campañas de que el alcohol y el volante no se llevan: ya ves las consecuencias. Lo peor es que siempre es la gente inocente y resposable la que sufre las consecuencias de la irresponsabilidad de otros.
Lo bueno, que a pesar de los golpes y el susto, están bien los tres.
Les mando un abrazo, y espero que se recuperen pronto tanto en lo físico como en lo sicológico, que a veces es más complicado.
Lo que admiro de ti, es que a pesar de este evento tan nefasto, siempre sabes ver el lado positivo de las cosas. Este evento te ha ayudado a como bien dices a revalorar lo mucho que significa para ti tu familia. Y eso siempre es muy bueno.
En fin, es triste enterarse de esto, pero es interesante ver cómo lo has asumido.
Estoy seguro que De la experiencia, será una excelente lectura en estos momentos para ti, en que está revalorando mucas cosas.

MentesSueltas dijo...

De a poco retorno a mi ritmo... recorriendo el mundo que compartimos.

Te abrazo

Mi apoyo en este momento y gran beso a tu esposa...

MentesSueltas

Blas Torillo dijo...

Marce. Gracias por venir, aunque sea repetido. Oli está mejor y la cosa va mejorando. Lo legal sigue tan lento como era de suponerse, pero la salud va mejor.

Un beso.

His... Si. Harta fe. Las cosas van mejor. Besos hasta tu patria.

Salvador... Gracias. Siempre es bonito leer lo que piensas. Gracias por el apoyo y las recomendaciones.

Mentes. Gracias. Es en realidad un gran apoyo.

Paula dijo...

Querido Blas
Já se passaram uns dias e só hoje fiquei a saber deste triste acontecimento.
Que Oli esteja melhor e que consigas suportar a lentidão de um processo como esse. Aqui em Portugal seria igual.
Um beijo, amigo. E para as Oli's também

Cangon