jueves, noviembre 16, 2006

Es una tarde...




Es una tarde con los cielos azules tornándose rojizos.
Es una tarde donde puedo ver las nubes abrazándose fuerte, muy fuerte.
Es una tarde con montañas en el horizonte y pájaros en los árboles.
Es una tarde donde el viento descansa cada cuando y su canto me arrulla el alma.

Es una tarde sin Ustedes y me siento solo y lleno de esperanza.
Esperanza por volver a verlas y abrazarlas como lo hacen las nubes,
con sus ojos en el horizonte y los pájaros alrededor de su camino,
con el viento entre su cabello y su canto en un te quiero.

Es una tarde donde mi corazón será rojo cuando las recuerde
y mi esperanza azul, como nuestros sueños.

Es una tarde donde recuerdo sus pasos al dos por uno,
tomadas de la mano como lo que son: Madre e Hija.
Mis dos amores desde siempre y hasta siempre.

Tu
Esposo - Papá.

2 comentarios:

Cristina Fornés dijo...

¡Me las imagino re-felices a las chicas!
¡Lluvia de besos y mimos para el poeta!
Que los disfrutes con alegría.

Blas Torillo dijo...

Pues sí querida Cristina...

Creo que son felices a pesar de los problemas que van surgiendo en la vida...

Gracias por los besos y mimos... Los usaré seguido...

Seguimos en contacto